En la primera etapa de la vida, los niñ@s aprenden desde el asombro y curiosidad. Estos dos factores son su mayor generador de aprendizaje.

Las educadoras ofrecen lo que realmente los niñ@s necesitan para poder experimentar, jugar, manipular e interiorizar las sensaciones. Nuestros distintos ambientes y espacios son ricos en materiales estructurados y no estructurados. Siempre les ofrecemos entornos ricos y seguros, les brindamos en todo momento nuestra presencia sin dirigir su actividad, pero siempre, dándoles el tiempo necesario para que se sientan seguros.

En nuestro centro, los niñ@s aprenden jugando con otros niños, ya que es su forma natural de conocer el mundo, donde ellos son los protagonistas activos de sus propios aprendizajes.

La mayor innovación educativa es el RESPETO. Le damos gran importancia a la vida cotidiana, ya que los hábitos y las rutinas les proporcionan seguridad en estas edades. Somos una escuela en la que defendemos el extraordinario potencial de los niños, respetando el ritmo evolutivo de cada uno, la conexión con la naturaleza y la maravillosa riqueza que tienen las cosas simples de la vida.

Galería de fotos